¡HOLA! Mi nombre es Jean Barreto, soy un soñador con metas inquebrantables, además  persigo una evolución constante, con muchos valores basados en el respeto. Me encanta compartir con amigos y familiares, de allí nace mi pasión por preservar momentos que perduren a través del tiempo mediante la fotografía.

Llegue al mundo de la fotografía por casualidad, en un abrir y cerrar de ojos, aunque me despertaba curiosidad, siempre la vi como un hobby y nunca pensé que formaría parte de mi día a día. Este tipo de arte tan versátil y maravilloso me ha ayudado a transmitir con imágenes lo que no puedo expresar con palabras. 

¡Las leyes se hicieron para romperlas! Soy Abogado de profesión pero me encanta romper las reglas de la fotografía, hace 4 años veía el mundo de una forma, ahora lo sigo viendo igual!. solo que con la creatividad,  mi cámara y herramientas digitales puedo mostrarte otra perspectiva del mundo.

Quería poder lograr MEJORES FOTOS, conseguir las mejores tomas junto a una EDICIÓN DE CALIDAD. Por nada existe el dicho que “La práctica hace al maestro“. Solo practicando conseguí dominar muchas TÉCNICAS DE FOTOGRAFÍA.  

Todo empezó en  el 2013, cuando la empresa automotriz para la que laboraba ofreció a sus empleados un taller de fotografía básico como medio recreativo y como no tenía mi cámara fotográfica tuve que pedir prestada a un amigo su cámara y me costó bastante convencerlo, pero como él no la usaba y la tenía guardada, hizo esa obra caritativa y me la entregó, fuese querido que por más tiempo pero no, solo la utilice para hacer el taller de manera dinámica y poder aprovecharlo. A pesar de que el taller fue bastante bueno, mis conocimientos se desvanecieron al no poder ponerlos práctica de manera cotidiana. Sin embargo, esas escasas horas que pasé conociendo del tema en cuestión, me mostraron la punta del iceberg que mas tarde sería mi nueva pasión.

Aplica lo que aprendes, haz de ello una herramienta de tu cabeza que puedes aplicar con tu cámara. Partiendo de esto, no podía quedarme tranquilo y allí descubrí que un buen fotógrafo más que un equipo fotográfico de última generación necesita conocimientos para utilizarlos. Nada haces con tener tremendo equipo y tenerlo guardado como el caso de mi amigo. Fue así como empecé a notar que hasta un teléfono básico tiene cualidades de una cámara y lo demás está en la creatividad que le pongas y los conocimientos que tengas. al pasar el tiempo preste parte de mis ahorros a un compañero de trabajo pero al pasar el tiempo cuando me lo devolvió ya mi dinero había perdido valor y mi amigo, el dueño de la cámara me dijo que la iba a vender porque no la usaba… y fue cuando decidí comprarle su cámara, se sorprenderán pero aun la conservo, forma parte de mis tesoros mas preciados.

¡Atrévete y acompáñame a ver el mundo desde otra perspectiva!

¿Te apuntas?